Angela Fiorenza | 86.400
1228
post-template-default,single,single-post,postid-1228,single-format-standard,et_divi_builder,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive,et-pb-theme-bridge,et-db,et_minified_js,et_minified_css

86.400

Cada nuevo día, la vida te tiene un regalo. A todos nos regala lo mismo, nada más, nada menos. Es una ofrenda colectiva de amor y oportunidad. Este regalo se traduce en 86.400 segundos. ¡Cada nuevo día se abre una nueva cuenta para que utilices esos 86.400 segundos como tú quieras! Qué regalo más hermoso y cuánto potencial hay en este presente que la vida te entrega sin condiciones. La pregunta es, ¿Cómo quieres vivir estos 86.400 segundos? ¿De qué manera utilizas esta ofrenda diaria?

Alguna vez leí una analogía sobre este ejercicio que me hizo reflexionar sobre esta oportunidad maravillosa de la vida que te quiero compartir.

Vamos a imaginar que la vida te da un cheque para gastarte todos los días. Ese cheque trae en cada ciclo una cifra fija. ¡Son 86.400 segundos al portador para gastarlos como quieras! Hay varias cosas que debes tener en cuenta:

En este Banco Mágico de tiempo, cada mañana tendrás un nuevo crédito de 86.400 segundos de vida y la reserva desaparece en la noche. Lo que no gastaste en el día lo pierdes. Cada mañana, la magia comienza de nuevo y te dan un nuevo cheque con el mismo monto de crédito. Nunca podrás acumular su valor, no lo puedes ahorrar o acumular con cada segundo no gastado. Tampoco podrás congelar la suma o pedir intereses por ella. No puedes recibir más, ni podrás pedir prestados más segundos si te hacen falta. Todos los días recibes un nuevo cheque de segundos para que los inviertas como tú desees. ¡Qué maravilloso regalo tienes en tus manos cada día!

Lo importante de este ejercicio es revisar y mirar qué pasaría si este cheque en vez de contener segundos, fueran un cheque en dólares, ¿los gastarías todos cada día sabiendo que no te serán regresados los dólares que no gastaste? ¿cómo los gastarías y en qué utilizarías día a día cada dólar?

La vida te concede y te bendice con algo más importante que dólares en tu cuenta. Se llama tiempo. Un recurso no renovable que te regalan para que lo utilices con sabiduría y entusiasmo en el trayecto de tu vida. Una vez integres en tu corazón la importancia de este cheque de segundos, podrás valorar tu día de una manera diferente. Te invito a reflexionar sobre cómo estás gastando tu cheque del Banco Mágico y si honras este regalo haciendo de cada segundo una oportunidad para cumplir tus sueños, para acercarte al logro tus metas, para dejar un legado, para impactar positivamente tu mundo o para cuidar el planeta.

Te invito también a reflexionar sobre el cuidado que hay que tener con el cheque de 86.400 segundos de las personas a tu alrededor. ¿Eres consciente que los segundos de las otras personas son igual de valiosos e importantes que los tuyos? Cuando llegas tarde a una cita, cuando no apareces a una reunión programada, cuando generas falsas expectativas, cuando le haces perder tiempo a los demás, estás haciendo perder segundos de vida (parte de su saldo diario) a otras personas que quizás si valoran cada segundo del cheque de su Banco Mágico.

Todos tenemos ese gran regalo y sería importante “gastar” los segundos de nuestro cheque, en cosas que nos acerquen a aquello que nos hace feliz, al lugar donde nuestra alma sonría, o en aquello que esté alineado con nuestra misión. Muchas veces por pensar en nuestros cheques físicos y en el saldo del Banco de Papel, nos olvidamos del Banco Mágico y del maravilloso regalo de la vida con sus segundos que caen como arena en un reloj inevitable que nos marca el compás de la vida.

Hay otra premisa que debes tener en cuenta. El Banco Mágico puede cerrar tu cuenta en cualquier momento sin previo aviso. Algún día en el momento menos pensado se te acabarán los segundos y sólo quedará la acumulación de experiencias y de amor entregado que utilizaste en tu cuenta.

Que la cuenta de tu Banco Mágico, esté llena de segundos vividos en plenitud, en propósito y en amor. Qué hoy sea el comienzo de una nueva visión sobre la utilización de cada segundo para la realización de tu ser y de tu espíritu. Que cada día que la cuenta comience de ceros, puedas mirar con orgullo y felicidad cómo gastaste tu cheque de segundos del día anterior y que hagas de cada nuevo amanecer una oportunidad de florecer y de expresar tu esencia.

Que hoy y todos los días gastes tus 86.400 en ser tu mejor versión y en aquello que te expanda haciendo eco en la eternidad.

angelafiorenza
angelafiorenza
hello@angelafiorenza.com
No Comments

Post A Comment