Angela Fiorenza | Colombia, un solo latir
1113
post-template-default,single,single-post,postid-1113,single-format-standard,et_divi_builder,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive,et-pb-theme-bridge,et-db,et_minified_js,et_minified_css

Colombia, un solo latir

Cuenta una leyenda que cuando todos los corazones del planeta latan unidos, se elevará la vida hacia una nueva historia donde todas las almas recuerden que nunca estuvieron separadas…

Llegó el momento de recordar que todos tenemos un mismo latir, un mismo corazón. Aquietándonos y en el silencio, podremos escuchar este canto que retumba en armonía perfecta dentro de nosotros. Su sonido nos recuerda que somos uno, que tu canto es mi canto, que tu historia es mi historia.

Llegó el día de tejer una nueva realidad. Llegó el momento de honrar cada corazón, cada latir, cada canción. Es momento de aceptar y amar lo diverso, de abrazar el cambio, de dar el primer paso. Es momento de sanar nuestras heridas, de dejar el pasado atrás para descubrir en presencia que unidos somos mas. Es momento para recordar que nuestras diferencias nos permiten expandirnos, reconocernos e integrarnos.

Es momento de tejer con hilos de amor un nuevo país que nos permita soñar y experimentar todo aquello que nos merecemos, de reconciliar nuestros corazones, de escribir entre todos y con tinta de todos los colores una nueva historia.

Es momento de dar, de entregar de vuelta al mundo aquello que nos hace grandes. Es momento de devolver bendiciones y así compartir con miles el amor que crece eternamente dentro de nosotros.

Es momento de unirnos, de respetarnos y de vivir desde la experiencia lo que significa en su esencia ser humanos. Es momento de integrar, de observar nuestras polaridades, nuestros muchos colores para hacerlos propios, para verlos en el otro.

Es momento de empezar por mí, por mi vida, por mi casa, por mi colegio, por mi universidad, por mi iglesia, por mi barrio, por mi comunidad, por mi ciudad, por mi país.

Es momento de gestar pequeñas grandes acciones que empiezan con una sonrisa y terminan cambiando el mundo.

Es momento de reconocer que somos uno, que entonamos unidos la canción del Universo.

Es el momento de Colombia vibrando en un solo latir, en un solo corazón.

angelafiorenza
angelafiorenza
hello@angelafiorenza.com
No Comments

Post A Comment