Angela Fiorenza | Contratos Sagrados
1072
post-template-default,single,single-post,postid-1072,single-format-standard,et_divi_builder,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive,et-pb-theme-bridge,et-db,et_minified_js,et_minified_css

Contratos Sagrados

Antes de venir a la tierra hay un acuerdo entre almas. Luego de armar cuidadosamente la creación de tu vida y de integrar las experiencias que se vendrán a vivir en la tierra, hubo una gran reunión de almas para pactar los vínculos, las relaciones, los aprendizajes y los roles que cada una ellas vendría a interpretar. En la gran película de nuestra vida, cada uno tiene un papel definido que acepta y se compromete a interpretar en el momento perfecto que corresponda según el Plan. Todo este elenco nos ayuda y nos asiste en la obra de nuestras vidas. Es un equipo que se encarga de interpretar todo aquello que nos anima a crecer, a comprender, a evolucionar y a trascender. De la misma manera, nosotros hacemos parte de su elenco, bien sea como protagonistas, antagonistas, extras, o roles aparentemente sin importancia. Todos nos apoyamos, avanzamos e interactuamos con un propósito mayor.

Cuando elegimos nuestra vida, también estamos definiendo todos los contratos sagrados que venimos a honrar a lo largo del camino. Estos contratos del alma se incorporan en el proceso y tienen efectos residuales que impactarán nuestro camino para siempre. Todos somos mensajeros y siempre tenemos un mensaje que dar a otro y una misión que realizar con el otro. Estamos conectados en una hermosa danza de evolución en donde nos apoyamos con nuestra presencia a crecer y a aprender aquellas cosas que están enmarcadas en nuestro Plan de vida.

Desde esta perspectiva, sería muy útil descubrir las razones por las que las personas están en nuestra vida y a la vez nosotros en la vida de ellos. Cuando tomamos la decisión de ver las cosas con esta mirada, podemos encontrar cosas sorprendentes y comenzamos a comprender las razones por las cuales tenemos vínculos que nos tejen por un propósito mayor.

¿Hay alguien en tu vida que oprime todos tus botones? Quizás es alguien con quien tienes un acuerdo para sacar lo mejor de ti, para reconocer tus límites y trabajar así el perdón y la paciencia.

¿Te relacionas con alguien que  vive constantemente en negatividad? Es probable que está ahí para que puedas expandir toda tu luz y transformar las situaciones que los unen en algo evolutivo que pueda tener lecciones para ambas partes.

¿Alguien en tu familia con quien no puedes fluir? Te haz puesto a pensar que esta persona te está enseñando a ser como el agua, a aceptar y a caminar viendo el mundo desde otras maneras y así poder ampliar tu perspectiva de la vida.

¿Hubo alguien que rompió tu corazón en mil pedazos? Quizás el contrato con esta persona era para que aprendieras a amarte radicalmente, a aceptarte y a honrarte y por eso te llevó a vivir situaciones dolorosas, para que pudieras reconocer lo perfecto o perfecta que eres y para nunca más aceptar este tipo de situaciones.

Todos estamos aquí tejiendo juntos este gran entramado de las relaciones con un propósito perfecto para tu evolución y la de todos los involucrados. Todos y todo se encuentra en absoluta perfección. Solo debes quitarte el lente de los juicios y permitirte explorar más allá se lo visible aquellos contratos que los unen y los vinculan en esta experiencia. Una vez los reconozcas, las relaciones se transformarán, tu vida fluirá en armonía y agradecerás desde el alma a cada una de las personas que han cruzado en tu camino. Todas han estado y estarán ahí por una razón.

Te invito a reconocer y a observar tus relaciones de una manera más profunda. Trata de identificar cuál es tu rol en la vida de las otras personas, e identifica qué vienen a aportar las diferentes personas a tu vida y cual es tu misión con cada una de ellas. Recuerda que nada es casualidad y que todo tiene una intención de luz. Decide hoy y cada día honrar tus contratos sagrados con la certeza de que todos nos co creamos los unos a nosotros por una razón. La vida es la gran escenografía donde tienen lugar estos encuentros. Participa activa y conscientemente en esta gran obra que hoy percibes como tu vida y entrega sin temor esa información, esa experiencia que viniste a compartir. Verás como todo comienza a tomar sentido, y cómo encontrarás claridad en tu corazón.

angelafiorenza
angelafiorenza
hello@angelafiorenza.com
No Comments

Post A Comment