Angela Fiorenza | Letras
2
page-template,page-template-blog-masonry-gallery,page-template-blog-masonry-gallery-php,page,page-id-2,et_divi_builder,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive,et-pb-theme-bridge,et-db,et_minified_js,et_minified_css

CREANDO UN LEGADO A TRAVÉS DE MIS LETRAS

Por: Angela Fiorenza

Llevo años y muchas noches despierta imaginándome lo que significa dejar un legado. He podido ver y admirar tantas maneras de dejar un rayo de luz en el tiempo y tantos ejemplos de seres que continúan estando sin estar, que me ha parecido compleja, por decir lo menos, la labor de comprender y sobre todo manifestar mi propio legado y mi propia forma de expandir ese rayo de luz, tal vez con la esperanza de que cuando mi cuerpo regrese a esta tierra, pueda recordar aquellos pasos de las vidas que me precedieron.

 

Una de las maneras más tangibles es teniendo hijos, perpetuando así el ADN sagrado que nos acompaña por otras tantas generaciones, donde uno continúa aconteciendo en los pasos de aquellos seres que algún día decidieron aceptar el contrato de manifestarse y caminar la tierra, llevando consigo no solo una carga genética heredada ancestralmente, sino la decisión de vivir su propio destino, ser su propia voz y existir en un latido incesante de deseos y sueños por cumplir.

 

Otra manera de dejar un legado es mediante el servicio, la compasión y el compartir bendiciones con aquellas personas que no recuerdan su potencial, su completitud y su verdad. Sentí el llamado del alma para dedicar parte de mi existencia a crear una fundación con un propósito superior. Al principio creí que se trataba de crear una red de amor y compasión para alimentar a los seres más olvidados del planeta: los niños que mueren de hambre. Luego entendí que el alcance era mucho mayor y que tendría efectos planetarios. La fundación LOVENET, la cual fui elegida para dirigir por un designio universal, busca visibilizar y recordar la red de amor que a todos nos une y nos conecta. Al principio fue infinitamente abrumador pensar que me tocaba tejer a mi una red global de amor… Gracias a “mis mensajeros”, finalmente entendí que no tenía nada que tejer, que ya todo estaba tejido con un hilo llamado amor desde el principio de los tiempos. Ahí comprendí el llamado de LOVENET, de la misión principal que me convoca y que inspira cada célula de mi ser a manifestar. Desde entonces, vengo dedicando gran parte de mis días a crear consciencia de esta red de amor que nos hace uno y a inspirar corazones en todos los rincones a que elevemos esa red, desde el amor incondicional, la unión y el recordar, para algún día juntos retornar a casa.

 

Habiendo ya cumplido de alguna manera con estas dos de las muchas formas de dejar un legado, aun tenía en mi corazón un vacío y un enorme deseo de dejar algo más que me permitiera expresar mi creatividad, mis pensamientos inspirados, mi arte, mi magia y toda la vida/Dios que fluye a través de mi. Es así como nace este Blog. Aquí encontrarán un poco de lo que me contiene, mis ideas, mis entendimientos hasta el momento y mucho de mi corazón. Aun no tengo claro si esto pueda sumarse a la lista de “dejar un legado”, yo solo espero escribir, imaginar, crear magia  y dejar en cada letra y en cada página, mi verdad y por qué no, ser un enlace de esta información de luz para inspirarte a encontrar la tuya y a que tú también dejes un legado, como una estela de luz que te bese los pasos. Al final solo quedará aquello que fue más grande que nosotros, todo lo que comprendimos por medio de la experiencia y todo el amor que fuimos capaces de dar, en un mundo que estaba esperando que nacieras para hacer historia.